Miembro de una familia política, Abogado de 34 años, viñamarino y Magister en derecho administrativo de la Pontificia Universidad católica de Valparaíso. Nos cuenta su relación con el Valle de Aconcagua, toma su paso por la TV solo  como una experiencia, mientras hoy coquetea con el servicio público como abogado del Congreso Nacional.

Conversamos con Andrés, con quien nos une una relación de niños, lo que genera llevar más a la intimidad la conversación, creando un ambiente de mucha naturalidad. Mientras tomamos un café en Los Andes, va fluyendo la conversación.

Andrés,  ¿Cuáles son tus mayores recuerdo de niño y adolescencia?

Mis recuerdos de niñez son principalmente en Quilpué, de mis padres que me entregaron mucho cariño (Arturo y Amelia), recuerdo que para poder estar más con ellos, los acompañábamos constantemente a sus trabajos.

De adolescente, tengo recuerdos muy ligados al deporte, jugaba todo el día a la pelota, practicaba tenis, hacia karate, de todo un poco, era muy inquieto.

 ¿Qué querías ser de niño?

A ver, de niño por mi fanatismo por el futbol y por la U, siempre quise ser futbolista, tengo un primo que lo es, eso me motivaba más. Pero la realidad me golpeo, no tenía las condiciones suficientes para serlo, así es que tuve que descartar esa posibilidad. Pero aún disfruto de un juego de pelota.

 Es conocido tu sentido social, ¿de dónde viene y cómo lo desarrollas?

Estoy seguro que en la niñez uno lo absorbe todo como esponja, y que va aprendiendo y desarrollándose no solo por la educación formal que te entregan, sino también por lo que escucha y observa. Este sentido social, se intensifico cuando me toco participar de las campañas políticas de mis padres, escuchando tantos testimonios de personas que ellos habían ayudado, contándome relatos con tanta emoción y agradecimiento, lo que provocaba una sensación de orgullo. Desde ese momento entendí porque mis padres trabajaban tanto y yo quiero hacer lo mismo.

Siempre estuviste vinculado a la política. ¿Por qué decides entrar a la TV? y ¿qué fue lo positivo y negativo?

Sí, yo trabaje de abogado, asesor jurídico de la Seremi de Educación, en la Región de Valparaíso, posteriormente ingrese a la televisión, porque quería vivir una experiencia distinta en mi vida. Estaba en un momento de mi vida que podía hacerlo, pero la verdad es que podía haber sido otra cosa no necesariamente la TV, nunca busque algo en particular, me podría haber ido a otro país a vivir, no sé, no tenía definido qué, pero si el objetivo, el cual no era económico.

 Se dio la oportunidad de estar en un reality de competencia en canal 13, basado en dos mundos, pasado y futuro, que es muy distinto a los que se ven ahora, quizás el que lo ve en su casa aparte de entretenerse no le deja mucho, pero vivirlo es muy distinto. Hay un proceso de maduración importante,  debido a las condiciones adversas, con quien te toca vivir y lo intenso del encierro, lo que te hace valorar las pequeñas cosas de la vida, sacas lo peor y mejor de ti, esto te permite trabajar mucho la tolerancia, frustración y la paciencia, etc.

Lo negativo, es que vivimos en una sociedad muy estructurada en que aún hay gente e instituciones que discriminan y segregan de acuerdo a dónde vives, en que trabajaste, de dónde vienes, etc y yo lo viví por el reality. Mi reinserción a la profesión tuvo esos costos que afortunadamente ya están superados, y me enseño mucho, ya que viví un lado de la moneda que miles de chilenos experimentan día a día. La calidad humana y profesional no se mide por el trabajo que realizas o realizaste sino que como lo desarrollaste, y en eso se crea un prejuicio muy grande para quien trabaja en Tv y más aun con el que participa en un reality.

Decidiste salir de un lugar que se gana mucho dinero para volver ejercer tu carrera y lo hiciste junto al senador Alberto Espina en el Congreso, ¿Cuál fue tu experiencia?

Volví, porque como te dije antes, tenía solo por finalidad vivir una experiencia. Esta vuelta de lleno a mi profesión, fue el año 2015, y en eso yo tengo una profunda gratitud por el senador Alberto Espina (RN) un senador con una tremenda trayectoria, quien confió en mí y en lo que podía entregar. Creo que no podía haber sido mejor la experiencia, ya que Alberto es un senador con un ritmo de trabajo muy alto, por lo que, el tiempo que estuve en el senado, no pudo haber sido mejor, en cuanto a experiencia. Actualmente estoy trabajando de abogado en la Cámara de Diputados.

 ¿Cuál es tu relación con tu madre ex alcaldesa de Quilpue y diputada Amelia Herrera?

Mi madre es todo para mí, la quiero profundamente, ella por sus hijos ha entregado todo. El cariño y amor que nos ha dado durante toda la vida se ha convertido en valores que nos une de una manera muy especial. Tenemos una gran unión, y mucha cercanía.

Tu padre el ex alcalde, diputado y gobernador Arturo Longton, tuvo una partida siendo relativamente joven. ¿Cuál era tu relación con él?

Mi padre se fue de forma muy sorpresiva, lo que nos dejos un dolor muy grande como familia, yo personalmente creo que este dolor no se va, uno tiene que aprender a convivir con él.

Mi relación con mi padre, era de una profunda admiración, era mi consejero, siempre tenía la palabra justa, su apoyo y solo el hecho de que estuviera presente, te transmitía tranquilidad. Él era una persona que podía estar pasando duros momentos pero siempre te transmitía optimismo para no preocuparte.

Lo siento muy presente, y es muy gratificante y me llena de orgullo escuchar constantemente testimonios de acciones o gestos que tenía mi padre con la gente, de las cuales yo no sabía. Es como dijo un diputado en el homenaje que le hicieron a mi padre en la Cámara de Diputados “la mano izquierda no tiene por qué saber lo que hace la derecha”, lo hacía de forma de desinteresada

Cuéntanos tu vínculo con San Felipe, ¿Por qué venias tanto a la zona?

Mis padres eran muy amigos de Claudio Rodríguez (ex diputado) y su familia, amistad que creció cuando coincidieron siendo diputados Claudio y mi papá (por Quilpue y Los Andes) y que se prolongó hasta su fallecimiento. Claudio fue un gran apoyo  para mi papa, lo acompaño siempre en los buenos y en los malos momentos, sobre todo en la última etapa en la cual mi padre no lo paso tan bien, por eso yo tengo un cariño incondicional con Claudio y su familia, estuvo en momentos en que muchos que decían ser amigos dejaron botado a mi papa, cuando el necesitaba que le tendieran la mano.

Nosotros íbamos mucho a San Felipe, a compartir con su familia, lazo que nos une hasta el día de hoy.

 ¿Es cierto que el ex diputado Rodríguez, junto a Francisco Chahuan y Chrisitian Monckeberg te está convenciendo para ser candidato a diputado? ¿Te ves siendo parlamentario?

Sí, es verdad, es una posibilidad real, yo soy de los que creen que la vida tiene que tener un propósito y así poder realizarte, y en mi caso me llena profundamente el poder ayudar a la gente para que puedan vivir mejor, esa es la parte bonita, pero la parte negativa y es la que a uno lo hace cuestionarse la decisión, es el nivel de ambición, traición, egos e individualismo de personas que están en esto, con otras intenciones, lejos de querer servir sino que de querer servirse a ellos mismos.

La principal crítica y desafío es superar la falta de conexión que existe entre la política y lo que pasa día a día con la gente, la falta de empatía e incapacidad de ponerse en los zapatos del otro. Es primordial acercar la política a la gente, hacerla participe de lo que se realiza, y para eso es necesario la interacción constante con las personas y sus problemas, es la única forma de levantar políticas públicas, desde las personas hacia arriba.

Categoria