Hija de Juan Bautista y Ana Fidelina, Esta valiosa Asistente Social, nos comenta que tiene los mejores recuerdos de su infancia, Un padre maravilloso, perfecto antes sus ojos y una madre 100% positiva que solo irradia amor.

Nos habla de una infancia llena de valores, como la honradez, responsabilidad y solidaridad, valores que ayudaron a  formar la persona que es ahora.

 

María Victoria, queremos saber  ¿La política cuando comienza?

 

De nacimiento mi sangre es comprometida, mi abuelo y mi padre llegaron a Chile en el Winnipeg que fue el barco que trajo Pablo Neruda Con refugiados españoles de la guerra civil, soy heredera del barco de la esperanza, mi abuelo Antonio Rodríguez Calleja es para mí un ejemplo de vida. Él era un médico español que dejo todo por sus ideales, su casa, sus bienes, su clínica, por luchar por la republica que soñaron para España, por mayor justicia, por los más débiles, esa historia marco mi vida, imagínate alguien que deja todo, renuncia a todo por sus ideales, ese sentimiento de consecuencia y entrega me ha  acompañado toda mi vida, sintiendo que llevo en mi un legado que no puedo traicionar,

 

¿Y fuiste líder de pequeñita?

 

En el colegio desarrollé condiciones de liderazgo y mis sentimientos siempre estuvieron de parte de los más vulnerables, los más solos, los que sufren mayores injusticias. Encontré mi vocación en la Escuela de Trabajo Social y en cuanto a política soy independiente de izquierda, y he encontrado en el Partido Comunista el apoyo y la coincidencia con mis pensamientos e ideales.

 

¿Y la familia que dice?

 

Fundamental, la familia es muy importante para poder construir redes de apoyo y fuentes de energía, cuento con sólidos lazos de  afecto  familiar, mi madre, mis hermanos, cuñados, suegros, sobrinos, primos, forman un círculo de cariño muy importante.

En mi círculo familiar más cercano tengo a mi lado un gran compañero, Mario Méndez, como el verso de Benedetti juntos somos mucho más que dos, con quien formamos una familia ensamblada, los mìos , los tuyos y el nuestro  , tengo 4 hijos biológicos, Daniela, María Fernanda, Diego y Marito  y una hija afectiva, Viviana, quienes  ocupan el centro de mi corazón, ellos son muy importantes para mí, me siento muy ligada a sus proyectos y sus sueños, tengo además 4 nietos, Antonia, Bautista, Violeta y Amalia  que son mis estrellas, mi luz, es muy bello ver como a través de estas personitas nuestra vida  se proyecta y crecen las alas de la inmortalidad.

Soy una mujer realizada y agradecida de la vida. Que me ha dado tanto, tanto amor.

 

 

¿Cómo fue su experiencia como Gobernadora de la Provincia de Los Andes?

 

Fue un gran honor ser  Gobernadora de la Provincia de Los Andes, me entregue por entero durante mi gestión, 24 horas por 7 días, sin descanso, con mucha energía y entusiasmo, deje un legado de cercanía, puertas abiertas, diálogo y empatía por interpretar y hacer propias las aspiraciones y demandas de los habitantes , viví una gran experiencia, conté con el apoyo de un gran equipo de personas, con el reconocimiento de las organizaciones sociales, los trabajadores , las instituciones, interpreté  los logros, avances y desafíos del programa de gobierno de la Nueva Mayoría, fui consecuente, clara y directa, pude demostrar capacidades y lealtades que me hacen sentir bien, satisfecha y con orgullo de haber cumplido la tarea encomendada.

 

¿Cuál es tu sueño para la PROVINCIA DE Los Andes?

 

Una Provincia  que avance hacia el futuro con desarrollo de proyectos que apunten a mejorar la calidad de vida de sus habitantes, más y mejores viviendas, programas que mejoren los barrios, masificar el uso de energías limpias , urbanización completa, agua , luz y alcantarillados para el 100%  de sus habitantes  , calles y caminos pavimentados. Que exista mayor protección en cuanto a seguridad, trabajar junto a los vecinos y vecinas organizados, contando con planes y programas que apunten a mejorarlas percepciones de inseguridad y que contemos con recursos para programas de uso del tiempo libre, deportes, recreación y cultura,

Que contemos con fuentes laborales estables, por ejemplo atraer inversionistas que se instalen en nuestra provincia con industrias que produzcan artículos derivados del cobre, alimentos procesados etc. Con el fin de  absorber mano de obra estacional para evitar  generar condiciones de pobreza e inequidad.