Mauro Mura Pineda es un joven escritor aconcagüino de 22 años de edad, nacido y criado en Los Andes, estudiante de último año de Pedagogía en Castellano y dirigente político. En su corta y fructífera carrera ha publicado un libro de poesía, y ha sido ganador de diversos concursos literarios.

¿Qué es Literatura para ti y qué ha significado en tu vida?

Es complejo definirla en un par de líneas. Para mí es un espacio de creación y de encuentro, donde todos ponemos de nuestra parte, tanto quien escribe como quien lee. Además de simbolizar la capacidad de crear mundos, para mí es una trinchera de militancia. Creo que la pluma puede ser un fuerte motor de cambios y difusor de ideas.

¿Cuál fue tu primer acercamiento con la literatura?

Sin duda lo fue la lectura. Desde pequeño, a través de la exploración personal fui adentrándome en distintos libros y géneros, hasta el punto que sólo leerla no me satisfacía, allí surgió el impulso y la necesidad de escribir.

¿Quiénes han sido tus principales referentes literarios? ¿Por qué?

Han sido varios y varias, cambiando por períodos. Creo que Galeano, Gabriela Mistral, María Luisa Bombal, Benedetti, Cortázar y Simone de Beauvoir han sido los principales, centralmente por la forma en que conjugan las temáticas, el poder hablar de liberación, amor y política al mismo tiempo, por ejemplo.

¿Es complejo ser escritor(a) en Chile? ¿Es más complicado en el Valle de Aconcagua? ¿Qué posibilidades hay para publicar?

Creo que depende de qué entendemos por “escritor”…, en lo personal no me siento tan cómodo con esa definición, me siento, más que todo, como alguien que disfruta mucho del ejercicio de la escritura, según eso, no es complejo, sólo hacen falta las ganas y el tiempo para hacerlo. Si la pregunta va orientada a si es complejo publicar, sí lo es, y tiene que ver con que hay una elitización en la literatura, la industria editorial suele tener una fuerte mirada de mercado, por lo que no se abren muchos espacios para nuevos autores y autoras, no se arriesgan con quienes no están consagrados lo que, desde su óptica, tiene sentido. Sí existen editoriales independientes muy interesantes y que están publicando excelentes títulos, dentro de las que me gustaría destacar a “Los libros de la mujer rota”.

El Valle de Aconcagua no escapa mucho del contexto nacional, por lo que los esfuerzos para hacer, por ejemplo, autoediciones, son similares a la de los autores y autoras de ciudades más grandes. Hay que rebuscar oportunidades.

Sí existen algunas posibilidades para publicar, mi primer libro “Y hasta sienten” lo pude trabajar gracias a la adjudicación de un Fondo del Libro del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Muchas veces se pierden oportunidades como fondos estatales por mala difusión de estos proyectos concursables.

¿Qué opinas de la industria literaria nacional?

Creo que hay para todos los gustos, lo que es positivo, el que se conozca más a algunos que a otros tiene que ver con quién vende más y bajo qué parámetros, esto se explica con la elitización de la literatura que mencionaba previamente. Quienes aún tienen acceso a la compra de libros son quienes tienen mayores ingresos, y no solamente porque estos sean caros, sino porque no existe una verdadera cultura lectora; esa es otra de las cosas que nos arrebató la dictadura, durante la Unidad Popular existía una Editorial Estatal (Quimantú), la que producía y difundía libros a bajo costo en kioscos. El que la literatura no llegue a tod@s tiene que ver con el sistema político y económico en el que vivimos.

Tienes un libro publicado, ¿cuál es y qué representa en tu vida?

Publiqué mi primer libro el año 2016: “Y hasta sienten”, es de poesía y antipoesía. Sin duda ha sido uno de los pasos más importantes que he dado, el atreverme a compartir con el resto lo que escribo, lo que fue un proceso súper largo.

¿Cuáles son tus próximos proyectos literarios?

En algunas semanas lanzaré mi segundo libro: “Eso es todo”, a través de “Editorial Sofía”. Es una recopilación de microcuentos de temáticas variadas, pasando por el humor, el terror, el amor, la política y nuestra historia.

También estoy trabajando en el proceso de edición de los que serían mi tercer y cuarto libro. “Bala loca” una recopilación de cuentos largos y dramaturgia; y “Amores y curas” una novela.

Etiquetas