¿Porque no dejar de consumir hidratos de carbono o carbohidratos?

Los carbohidratos (hidratos de carbono, glúcidos o sacáridos, que en griego significa "azúcar") o también llamados de forma incorrecta carbohidratos. Los hidratos de carbono son la principal forma de almacenamiento y consumo de energía. Otras formas en las que el cuerpo obtiene energía a través del alimento son las grasas y proteínas. La energía proveniente de los hidratos de carbono  es indispensable para las funciones del cerebro y el sistema nervioso, ya que sus células necesitan un aporte diario de glucosa.

Estos son un nutriente que proporciona energía al organismo de rápida adquisición. Las grasas, por el contrario, son energía cuya extracción es mucho más compleja y difícil. Además, los carbohidratos proporcionan una energía más limpia que las proteínas y las grasas, ya que los carbohidratos no dejan casi residuos tóxicos en el organismo. Se pueden dividir en complejos (cereales, pan  y harinas integrales o altos en fibra) que son de lenta absorción y lo simples (azúcar, miel, dulces, fructosa) de absorción rápida. Siempre se recomienda consumir hidratos de carbono complejos para una adecuada alimentación, ya que además de energía nos aportan vitaminas, minerales y altas cantidades de fibra que contribuye a mejorar la digestión y disminuir el colesterol, aunque hay algunos carbohidratos de absorción rápida muy nutritivos, como la miel de abeja, que es glucosa predigerida por las abejas, y la fructosa de la fruta la cual aporta los energía rápidamente ideales para los deportistas como pre entrenamiento.

Dicho todo lo anterior, las dietas muy restrictivas o sin hidratos de carbono no son recomendadas, por lo general se recomienda entre el 50 a 65% del valor calórico total de una persona, y nunca consumir menos de 180gr. Lo relevante es hacer la mejor elección del tipo de hidrato de carbono que consumimos por ejemplo: Arroz, fideos, pan y cereales integrales en el caso de los complejos y fruta y miel en el caso de los simples, se debe evitar el consumo de los HDC procesados como dulces, golosinas y bebidas azucaradas además de pastas, arroz y pan “blanco” ya que estos elevan la curva de insulina de forma rápida y no constante lo que provoca sensacionde apetito mas rápidamente además de favorecer la resistencia a la insulina.

La falta de  estos nutrientes en el caso de las dietas muy restrictivas producen hipoglicemias que en su forma leve presenta síntomas tales como,  sudoración, temblor, nerviosismo, palpitaciones, hambre y en una hipoglicemia grave, confusión, alteraciones de la palabra y comportamiento, convulsiones somnolencia y coma.

Comparte

Otras opiniones