Propuestas de salud y su impacto en la atención primaria

            Ya terminado el proceso electoral con la elección del nuevo Presidente de nuestro país, Don Sebastián Piñera Echeñique, y después de que todos los chilenos y chilenas tuvimos la oportunidad de escuchar un sin número de propuestas y reformas en el ámbito de la salud en las diferentes candidaturas, particularmente en lo que respecta a la atención primaria de salud, queda analizar el fondo y evaluar cómo mejorar efectivamente los servicios de salud tanto estatales como privados a los cuales la ciudadanía tiene acceso.

            El 80% de la población utiliza actualmente el seguro social de salud, administrado por el Fondo Nacional de Salud (FONASA). Este seguro social permite el acceso a un número importante de prestaciones que se entregan a través de los diferentes niveles de atención, mediante una red de centros de salud y hospitales. La mayoría de los usuarios y usuarias ingresa a la red a través de la Atención Primaria de Salud, donde tienen el primer contacto con el sistema, y es por ello que se le debe dar la importancia que esta tiene.

            La Atención Primaria de Salud en ese sentido se utiliza como puerta de entrada, y es por ello que genera en los usuarios la primera impresión y percepción de calidad respecto del servicio completo. Una salud pública mejor evaluada en todos sus ámbitos parte por fortalecer sin duda alguna la APS, y para ello las propuestas fueron variadas. Sin embargo, primero debemos comprender que el sistema actual aún tiene deficiencias importantes en cuanto a acceso, percepción del trato, calidad del servicio, entre otros.

            Para mejorar la salud pública primero se debe aumentar el gasto del Estado destinado a ella, por lo menos a un 6% del PIB, como en la mayoría de los países desarrollados. Este avance debe ser financiado con fondos ordinarios del presupuesto anual de salud del Estado, y no extrayendo bajo ningún punto algún porcentaje de la cotización de los usuarios del sistema privado, al menos no hoy ni de manera obligada. Esto necesariamente implicaría ofrecer a este nuevo grupo acceso oportuno y de calidad a un plan básico de prestaciones, lo que aumentaría la actual sobrecarga de atención de la APS, agudizando evidentemente el problema de acceso a prestaciones de salud del sistema público. Los usuarios del sistema privado, y cada vez más los usuarios del sistema público, tienen altas expectativas respecto a la calidad de los servicios a los cuales tienen acceso, y por lo tanto para ello debemos mejorar los estándares de atención que otorgamos. La acreditación en calidad de los diferentes establecimientos es una tarea que aún no se concreta, no porque los establecimientos y sus equipos no lo deseen, sino por la enorme carga asistencial que tienen, que impide concentrarse del todo en un aspecto tan importante como este.  Debido a esto, y a otros motivos, es que traer nuevos usuarios al sistema público, a pesar de que con ello aumenten los recursos destinados al mismo vía nuevos cotizantes, no asegura en nada un mejoramiento de la atención, por el contrario, podría ser un golpe definitivo al acceso y calidad de las prestaciones de APS.

            Debemos por lo tanto concentrarnos en mejorar nuestra red de atención primaria como objetivo principal; favoreciendo la capacitación y aumentando las competencias de su personal, mejorando la resolutividad mediante telemedicina e implementación de especialidades médicas y odontológicas básicas, avanzando en los procesos de acreditación para así asegurar atenciones de calidad, aumentando el número de centros de salud para favorecer el acceso, renovando y actualizando los equipos tecnológicos con el fin de permitir el ingreso de equipamiento de última tecnología, seguir potenciando la participación comunitaria con el fin de fortalecer el capital social y crear conciencia de la responsabilidad propia sobre nuestra salud, y mejorar la comunicación entre los diferentes niveles de atención de la red con el fin de evitar que los usuarios queden sin sus prestaciones por problemas de gestión.

            Estas mejoras nos llevarían necesariamente en el mediano plazo a un nivel de atención de calidad, competitivo, en donde los ciudadanos haciendo uso de su libertad nos elegirían por sobre el sistema privado, que actualmente también goza de múltiples deficiencias que requieren de modificaciones, llegando en el largo plazo a un sistema de salud público fortalecido, de calidad, bien evaluado y preferido por la mayoría de la población.    

Dr. Oscar Cruz B.

Cirujano Dentista, UNAB

Magíster en Odontoestomatología, UNAB

Diplomado en Gestión de Establecimientos y Equipos de Atención Primaria de Salud, PUC

Diplomado en Liderazgo y Gestión de Equipos, U. de Chile

Comparte

Otras opiniones