Gracias Tata…Gracias a una generación que se despide

426

 

Hace unos días falleció mi abuelo a los 90 años.  Un hombre duro, quizá hoy hubiese sido tildado de machista y de poco carismático, cualidades tan de nuestros tiempos, donde vivimos rodeados de psicólogos, couching y asesores comunicacionales. Un mundo donde todo lo que se dice y se hace debe estar completamente estudiado, él no calzaría. Sin embargo junto a otros y otras de su generación forjaron a pulso lo que somos hoy.

Mi abuelo Cesar  Rodríguez Magna, se forjó tras quedar sin madre a los 7 años y con tres hermanos. Su padre Julio tuvo que hacerse cargo en un mundo muy difícil, sin embargo supo salir adelante y ser un comerciante que no sólo busco su bien y el de su familia, sino que busco la forma junto a otros de organizar a los comerciantes en la Cámara de comercio de San Felipe.

Mi abuelo representó a una generación que se extinguió y con ella se fueron hombres y mujeres llenos de valores y principios que lo único que buscaban era apoyar al otro, que buscaban construir una identidad de su ciudad, de organizar a las personas en base a intereses comunes. Una vida comunitaria, donde todos se apoyaban y se preocupaban de los más necesitados, sin esperar nada a cambio. En él, quiero hacer este pequeño homenaje a esa generación que ya nos dejó y que cada uno puso su granito de arena para ser lo que somos hoy, que cada uno participó; ya sea liderando u organizando su sector, su campo, su parroquia, su junta  de vecinos. Fue así como se fueron construyendo nuestras ciudades. Ellos ya no están pero les debemos lo que somos  y tenemos además el desafió de seguir cultivando esos valores y pensando en el bien común.

Es difícil sin duda. Hoy pareciera que todo está construido y que nada cuesta, el facilismo e individualismo nos ha hecho hombres y mujeres  que muchas veces solo pensamos en  cómo mejorar la situación personal  y el del lado no me importa. Nos gusta reclamar pero pocos dedicamos tiempo a buscar en conjunto la solución. Quizá deberíamos mirar a estos personajes que están en cada una de nuestras familias y que a veces no escuchamos o dejamos hablando solos en la sobremesa. Fueron ellos los que con muy poco hicieron a pulso lo que hoy podemos disfrutar. Gracias Tata…gracias a toda esa generación.

Artículo anteriorGobernador y seremi del Trabajo visitaron el Embalse Chacrillas por sistema frontal
Artículo siguienteTres organizaciones de Panquehue reciben recursos de fondos concursables de Codelco-Gobernación