Los Refranes y otras Curiosidades: Por Sergio Jara Catalán.

496

En mi caso, esta curiosidad se inició con el rescate de una frase maliciosa y risueña, apta para definir una persona y  que permaneció en mi memoria, porque es casi  un refrán…. Cama de fierro y perilla de bronce…. Así y jugando con las ideas, prácticamente, me encontré casualmente,  con los refranes y necesariamente, estos instrumentos de la cultura popular,  me guiaron  al autor del primer trabajo intelectual científico en Chile respecto a refranes.

El año 1901, don Agustín Cannobbio Galdames , ex – alumno del Liceo de Hombres de San Felipe,  publicó en Santiago, Imprenta Barcelona, su libro tan especial y hermoso, por desgracia desaparecido del mercado, pero digitalmente vigente en la Biblioteca Nacional y titulado : “REFRANES CHILENOS”.

El señor Cannobbio Galdames, conforme a Reseñas Parlamentarias del Congreso Nacional de Chile, nació en San Felipe el 8 de octubre de 1879. Luego de estudiar en el Liceo de Hombres de San Felipe, se   tituló el año 1904, en la Universidad de Chile y ejerció de profesor de las Cátedras de Castellano y Filosofía. Fue Diputado de la República entre 1926 y 1930 por el Partido Radical…. Otros libros suyos son “ El Galán y la Calavera” y “Ojeada sumaria sobre Literatura Chilena”.

Junto a otros artistas fundó la nueva Academia de Bellas  Artes.

De la colección de 10.000.- refranes rescatados por el libro del profesor Cannobbio, desde la memoria colectiva de nuestros queridos viejos de la tercera edad  y de la literatura chilena y española, vayan algunos de ellos para recordar y celebrar.

Amistad de yerno, sol de invierno. ( suegros ).

Amigo de la mujer, enemigo del marido. ( sin comentarios ).

En demasiada altura. No hay planta segura (  políticos ).

Calentar el agua para que otro tome mate ( pololo  tímido).

Nadie sabe para quién trabaja. ( Otro pololo tímido).

Quién apurado vive. Apurado muere. (  Muy pero muy vigente).

Los avaros llegan a la sepultura con fortuna y sin ventura. ( Próceres no olvidar en el testamento y  dejar objetos, obras de arte, dinero y otras cosas  a instituciones de bien público que hayan conocido.

No hay bien ni mal que duren cien años. ( Totalmente transversal. Sirve en los en el amor, en los  negocios y  la política.- )

Boca con rabia nunca será sabia. (Para personas que trabajan en medios de prensa especialmente televisión).

Mientras menos bultos más claridad. Otro refrán semejante : Mientras menos boca más claridad. Versión tres de lo mismo. Bueno es saber hablar y mejor callar… ( los tres refranes me habría encantado conocerlos durante mis 25 años de político).

Más vale ser cabeza de ratón que cola de león. (Bandera de trabajo para pequeños empresarios).

Canas y dientes no son accidentes. Doblar la espalda y arrastrar los pies esa si que es vejez. ( Lo siento. Pido perdón a mis ancianos y queridos amigos, todos estamos viejos.)

Antes que te cases, mira lo que haces. (Refrán muy antiguo pero siempre muy actual).

La desconfianza de los chilenos se nota en estos últimos refranes que copio del libro del profesor Cannobbio:

En boca cerrada no entran moscas.

Don Juan Segura vivió muchos años.

Santo Tomás dijo. Ver para creer.

Quién no te conozca que te compre.

El que pestañea, pierde.

El que se menea es vaca.

El mejor amigo, la pega.

En la confianza está el peligro.

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Más vale un pájaro en la mano, que cien volando.

Bueno, desde que el señor Cannobbio escribió su libro ha pasado bastante más de un siglo…. Mucho tiempo para la cultura humana y una sociedad como la chilena… A veces, he pensado  que los refranes ya murieron porque hay en la actualidad infinitos otros medios y tecnología disponibles. Los cambios en la educación chilena han sido gigantescos y los universitarios abundan en sus diversas especialidades. Sin embargo, tomo nota  del curso de una conversación actual en mi propia oficina, respecto a un incidente comercial entre dos varones de Chillán y donde uno con gran dramatismo insulta al otro con groserías y grita fuerte. El ofendido, profesional de la construcción, alza también la palabra con su mejor “gracia” y dice fuerte y claro…..  a  ver, a ver, a ver…. No te pases de pato a ganso….No te pases de pato a ganso.-  Finalmente, hace pocos días, una sobrina, profesional docente,  rebatió mis ideas con una frase genial….Cuidado tío….Solo el cucharón sabe lo que hay en el fondo de la olla….

¡ Damas y caballeros……Nada nuevo bajo el sol !