La alerta que se prendió en Catemu por desorden en las huestes de Chile Vamos

321

El alcalde de Catemu Boris Luksic, es un político de experiencia y reconocido por sus triunfos electorales. Sin embargo, en este periodo no le estaría siendo fácil controlar el concejo municipal debido a lo que todo indica; tendría fuego amigo.

La comuna de Catemu por muchos años fue un reducto de la DC y con una importante presencia de la izquierda, hasta que hace 12 años apareció la figura del RN Boris Luksic, quien después de ser candidato a diputado por el antiguo distrito 11 donde perdió ajustadamente frente a quien fuese electo por la UDI Marcelo Forni, ganó la alcaldía al tradicional DC José Delgado.

¿Quién es  Luksic?

Un importante dirigente de los canalistas del río Aconcagua, con un carisma importante y de buena gestión. A partir de eso y una buena performance le devolvió a la centroderecha la alcaldía de Catemu.

De eso, han pasado tres periodos con diversos intentos por arrebatarles el poder a Luksic, lo que finalmente no se ha logrado. El último que se puso como objetivo obtener esa alcaldía apostando al desgaste del alcalde y la fuerza del ex diputado Marcos Núñez fue el ex concejal Claudio Núñez, quien realizó un importante trabajo como concejal y que intento por todos lados arrebatarle el sillón, aunque sin éxito electoral.

Fuego amigo

Según fuentes cercanas al edil todo lo que no pudo hacer la oposición lo estarían intentando desde su propia coalición y es que el concejal Benjamín Koch, no le estaría haciendo las cosas fáciles en el concejo y buscaría posicionarse en la comuna de Catemu como un posible candidato a la alcaldía. Según comentan desde Catemu esto podría deberse a un conflicto del padre de Koch con el actual alcalde, quienes anteriormente eran cercanos.

Desde Renovación Nacional ven con preocupación lo que está ocurriendo en la comuna del norte del valle, ya que de no haber disciplina en las huestes de Chile Vamos se puede perder la elección en un municipio que se tenía como carta segura.

Según comentan, es tanta la incomodidad que tendría el alcalde que en privado habría comentado medio en broma, medio en serio que echaba de menos a Claudio Núñez.

Un analista que ha seguido hace mucho las elecciones en el Valle de Aconcagua señala que generalmente los que van divididos son los partidos de centro izquierda y que la derecha siempre va unida tras la figura de Luksic, por lo que no se ve con buenos ojos lo que podría ocurrir. Sumado al desgaste natural de los equipos del alcalde, luego de tres periodos, no es un buen escenario y no se ve tan probable que las aguas se calmen.

 

 

Comparación Llay Llay- Catemu

En los habitantes es sabido que las comparaciones son odiosas y algunos ya comienzan a comprar las gestiones municipales de dos comunas que son vecinas y rivales. En ese sentido comenta un vecino de la comuna es notorio lo que se está haciendo en Llay Llay y a uno como catemino le da un poquito de envidia.

Sin embargo desde el otro lado le bajan el perfil a ese tema ya que obviamente un alcalde que recién llega como es el caso de Edgardo González en Llay Llay,  tiene mucha presencia y tiende a llamar más la atención.

En Chile Vamos ven con preocupación, aunque esperan que se aquieten las aguas en la comuna del norte, ya que de ir divididos a una elección los resultados no serían muy afortunados. Inclusive hay algunos que plantean la posibilidad de primarias o encuestas, pero es algo que descartan desde Renovación Nacional, ya que hay un respaldo sólido al alcalde Luksic, lo que no quita que se mire con cuidado la situación.

Un parlamentario reconoce que la situación se pondría complicar si no se toman las medidas y que Luksic debería aprovechar de mostrarse más fuera de los límites de la comuna para hacer valer su peso de “histórico”.

Un viejo conocido

En todo caso como se estaría jugando algo importante en dicha comunas una fuente ligada a RN comenta que podría llegar un viejo conocido a la comuna de Catemu y que es muy cercano a Boris Luksic.  Finalmente, esta es una batalla que recién comienza y que no se sabe dónde podría terminar…