Esperemos un 2019 menos violento y de unidad

261

Cuando está por terminar diciembre, siempre es bueno realizar recuentos de lo bueno o malo que hicimos durante el año que se va. Lo hacemos como personas, pero también es relevante mirar como lo hicimos como sociedad y a partir de ahí, entender los nuevos desafíos que vienen para el 2019 y el futuro que formamos.

Este, a nivel nacional, fue un año donde se fue perdiendo la civilidad y eso no es bueno para nadie, tal ejercicio se observó a nivel local. Fue un año belicoso donde los conflictos y relinches fueron la tónica, donde las amenazas por la prensa de destituciones y la firma de cartas de concejales de alguna comuna negándole el presupuesto al Alcalde fueron práctica común.

En Aconcagua estábamos acostumbrados que al margen de los conflictos de ideas siempre se miraba el bien común de las personas y se resolvían los temas conversando. Este clima de belicosidad se ha ido imponiendo en distintas cosas y lugares, donde ya es común poder agredir a la policía sin ninguna consecuencia.

El conflicto extremo se ha ido instalando en nuestra sociedad y eso que duda cabe, no es bueno. Es importante que vuelva el dialogo, que vuelva la cordura, no solo a nuestras autoridades, sino también a la clase empresarial, la trabajadora y porque no decirlo a cada uno de nosotros, ciudadanos de a pie.

La violencia la vemos cuando una persona le tira encima el auto a otra porque no avanza, cuando todo nos molesta, cuando un empresario portuario no tiene ninguna intención de conversar, cuando un pseudo representante de trabajadores de una empresa que hacia trabajos en Hospital psiquiátrico amenazó a la autoridad en enfrentarse con el camino tomado. Ese tipo de cosas son las que no podemos seguir viviendo. Es importante en este tiempo de reflexión, pensar y mirar la sociedad que tenemos, que sin duda tiene problemas, pero también mirar todo lo que hemos avanzado y observar nuestro gran valor como país que es la unidad y el orden por sobre todo.

Sin embargo así como es violento eso que les menciono cada día vemos gestos de unidad de personas comunes y corrientes y también de líderes de distintos sectores de la sociedad que hacen muchas veces una labor que no sale en los diarios. Frente a un político corrupto hay muchos que día a día ayudan y trabaja por una sociedad mejor, ante un carabinero que comete un delito existe un 99% que deja los pies en la calle defendiendo a las víctimas, frente a un activista dirigente que busca su propio interés hay cientos de dirigentes sindicales que luchan con argumentos, junto a los trabajadores, frente a un empresario sin escrúpulos. Existen otros que a la par con sus trabajadores sacan el país adelante, ante un Sacerdote abusador hay cientos que llevan el evangelio y hacen una labor social tremenda con quienes más lo necesitan.

Este último párrafo es lo que me esperanza a que el 2019 seamos una sociedad más unida donde el foco de todo sea al amor  a los demás y el desarrollo del bien común, donde el orden este por sobre quienes buscan la anarquía  y donde  el respeto prime por sobretodo.  Feliz año.

Director AlDia

Artículo anteriorEn Enero habrá hermosa presentación folklorica en conocido restaurante La Ruca
Artículo siguienteEl retorno del Angel del gol al UniUni