Aconcagua habló, Aconcagua región

97

Quienes creemos profundamente en el poder local, llámese Municipalidades, Ayuntamientos, Provincias, Intendencias, en fin, tenemos motivos fundados y de sobra para estar muy contentos con la consulta ciudadana. Pasará a la historia como una jornada memorable en lo que tiene que ver con el ejercicio de la política desde el territorio, desde lo local, desde la base, y como desde allí, se encumbra hasta la cúspide, desde donde se toman las grandes decisiones de la política y del País.

El siempre despreciado poder local nuevamente se hace sentir, y esta vez con mucha fuerza y vigor. El hecho de ser la fuente principal y más genuina de la soberanía popular, desde donde en contacto directo e inmediato con la ciudadanía, posibilita que la expresión de la verdadera voluntad de la gente, se materialice de manera mucho más concreta y fidedigna.

Olvidan quienes desprecian el poder local, que Chile mismo nació como república independiente desde los cabildos.

Cuando Chile estaba en la encrucijada más grave de todos los últimos años,  ni el gobierno, ni el congreso, ni los intelectuales, ni la academia tenían respuestas o una salida para un conflicto de insospechadas consecuencias, la Asociación Chilena de Municipalidades, convocó a una consulta ciudadana que inicialmente sería el 7 de diciembre. Esto obligó a la clase política a tomar definiciones y llegar a consensos en torno a un plebiscito para cambiar la Constitución. Sin el poder local, esto de seguro no hubiera ocurrido.

Pero el poder local, conocedor de manera más fidedigna de las grandes necesidades de los chilenos y chilenas, sabe y entiende que los problemas no se agotan en la Constitución, sino en un modelo de desarrollo heredado de la dictadura y solo humanizado en parte por los gobiernos posteriores. Entonces decidió mantener la consulta y aumentar las preguntas para priorizar las demandas más sentidas de la gente,  que aunque señaladas como obvias, nadie ha afrontado de manera radical. Además, dejó la posibilidad de instalar preguntas de carácter local, que como Asociación de Municipios de la Región Aconcagua, nos dio la posibilidad de consultar si los habitantes del valle, quieren o no ser región.

Muchas de las respuestas aún no se conocen, sin embargo, la relativa a la Región de Aconcagua es contundente, y se empina por sobre el 90%.

Ya no es el capricho de algunos como quisieron señalar, ni búsqueda de instituciones burocráticas para tener empleo, como decían otros. Era y es, una expresión concreta de la voluntad de las y los Aconcagüinos.

Cuando llegó este gobierno, el estudio de línea de bases para la futura Región del Aconcagua realizado por la subsecretaría de gobierno en el mandato de Michelle Bachelet fue desconocido. Frente a la presión, el subsecretario Salaverry se comprometió a llamar a licitación para el estudio de factibilidad para completar información del estudio de bases, que él consideró defectuoso. Prometió hacerlo el primer semestre del 2018, el segundo semestre del 2018, el primer semestre del 2019, y el segundo semestre de este año. No lo hizo nunca, faltó a la verdad, se burló de nuestra legítima y sentida aspiración.

La actual subsecretaria está ahora archivando esta posibilidad y con ello aplastando nuestro sueño, pero al parecer no conoce nuestro ahínco y perseverancia.

Como si esto fuera poco, ahora en nuestro poder tenemos la legitimidad de más del 90% de quienes votaron en la consulta.

El poder local habló de manera contundente este 15 de diciembre, la protesta y la marcha se expresó de manera civilizada y consiente en la consulta. La inmensa mayoría de Chile quiere una nueva constitución, el mecanismo es a través de asambleístas y no con miembros del congreso. En Aconcagua también lo hizo de manera tajante. Aconcagua quiere ser región, esta vez no podrán seguir desoyendo nuestra voz, esta vez tendrán que por fin, a lo menos, comenzar a respetarnos y dialogar de manera seria y sin mentiras con aquellos que nos juramos entre nosotros, cumplir con esta impostergable  y anhelada reivindicación.

 

NELSON VENEGAS SALAZAR.

PRESIDENTE ASOCIACION MUNICIPALIDADES REGION ACONCAGUA.