Jorge “Kike” Acuña, Conocí el éxito y el fracaso, hoy puedo decir que estoy feliz.

143

No fue fácil, pero logramos coincidir con el siempre particular y nunca desapercibido Jorge Kike Acuña. Hoy a sus 41 años está enamorado de San Felipe, su mujer y su hijo, quien dice es el verdadero Kike Acuña. Conversamos con el ovallino que comenzó a jugar fútbol a los 4 años en la cuarta región y que, tras pasar por todas las etapas de éxitos y fracasos de un jugador de fútbol, esta cien por ciento de vuelta, entusiasmado con su nuevo desafió dirigir a la sub 17 del  UníUní y ser parte de un proyecto que se lo querría cualquier club grande. Acuña nos cuenta todas las peripecias que le ha tocado pasar, sus virtudes y errores que lo colocan en un sitial importante del fútbol nacional.

Mi primer acercamiento con Kike Acuña, fue cuando iba a tomar un café en el conocido centro comercial de Santiago Parque Arauco con Raúl Delgado, como muchas veces. Cuando estoy llegando, me lo encuentro conversando con el jugador, ahí me enteré que comenzaría el “romance” de Kike con la ciudad y el club albirrojo.

¿Cuáles son tus recuerdos de niño con el fútbol?

En Ovalle, yo jugaba en la Escuela de fútbol, San Víctor, mis primeros recuerdos, los cuales jamás olvidaré, es que yo corría por una punta y mi mamá corría paralelamente con un buzo celeste, son cosas que para mí son imposibles de olvidar. Así comienza mi romance con el fútbol que siempre se tradujo en cumplir un sueño, el ser futbolista profesional. Todo cambió cuando fuimos a Santiago a un campeonato y jugamos frente a Colo Colo, yo tenía 9 años y el club albo preguntó por mí, entonces yo que era fanático de la Católica, dije si me quieren en Colo Colo, me voy a probar a la UC y eso hice el año siguiente y bueno quedé en la selección, de ahí recuerdo técnicos como Pablo Huston, Miguel Ángel Neira y Fernando Carvallo entre otros.

¿Y te fue bien en la UC?

La verdad, ni tanto, pero no te imaginas lo que me esforzaba, entrenaba el doble y el triple, estaba seguro que llegaría mi oportunidad. Imagínate que no estaba ni en el equipo A ni B, pero tenía una técnica, tú sabes que a fin de año los DT ven los jugadores que quedan y yo nunca quedaba, pero me volvía a Ovalle y regresaba en marzo y quedaba de nuevo, la verdad no sé por qué, quizá por las ganas que ponía y el esfuerzo. Es más, a los jugadores de proyección los tenían en un lugar especial, yo no y eso todo lo costeaba mi papá, que felizmente siempre le ha ido bien económicamente. El tema es que yo jugaba de puntero derecho y la verdad no tenía el perfil físico que buscaba la UC en ese momento, hasta que llegó mi hora, el DT era Fernando Carvallo y me pidió jugar de contención, después de eso a los 6 partidos estaba con el primer equipo…Los sueños comenzaban a cumplirse.

¿Y pasaste de no jugar a estar en un elenco estelar de los 90?

Si, imagínate estaba el Pipo Gorosito, Ricardo Lunari, Lucho Pérez, Viscontí, me encontré con un tremendo grupo humano de buenas personas a aparte de futbolistas, me invitaban a sus casas, ellos eran verdaderas estrellas en esa época. Sin embargo, el que me enseño demasiado fue Mario Lepe, sin duda mi referente, el capitán, imagínate alguien que es un icono me enseñó, la verdad lo recuerdo y hasta el día de hoy tenemos una gran relación.

¿Te acuerdas de tu debut?

Quien no, fue en una Copa Gato en Viña del Mar frente a Argentinos Juniors y el oficial un clásico frente a Colo Colo que había huelga de futbolistas y jugamos con juveniles en San Carlos de Apoquindo ganamos 4 a 1.

O sea, todo iba bien. ¿Qué ocurrió?

Mi vida tiene de todo, como no me renovaron en la UC decidí retirarme del fútbol tras el año 98 y como siempre volví a Ovalle, estaba en eso cuando Juvenal Olmos me llama para contarme que había tomado la Unión Española que estaba en la segunda división y que tenía una cifra muy baja y que podía ser alternativa en su posición, por lo que había otros antes que yo y nada lo acepté y me propuse ganar el puesto en la pretemporada. Hay una anécdota que hoy me rio, pero resulta que un día yo les había sacado como tres vueltas corriendo a mis compañeros y Juvenal me dice que te pasa te vas a matar, pero para mí era una competencia. Finalmente me gané el puesto y salí elegido el mejor jugador y ascendimos . Tras eso me fui a Católica.

El 2002 llega Juvenal Olmos a la UC y Kike ya maduro recupera su posición de contención y la UC obtiene el campeonato con Acuña como uno de sus líderes frente a Rangers.

Se cumple otro sueño

Kike nos cuenta que  se había puesto tres sueños,  jugar en la UC , ser llamado a la selección nacional y jugar competitivamente en el fútbol internacional  y ahora cumpliría ese segundo sueño, ya que el DT Cesar Vaccia lo convoca a la selección donde estaría por nada menos que 7 años vistiendo la roja.

¿Como vivías ese momento? después de casi haber dejado el fútbol

La verdad siempre me tuve confianza, pero claro que te llamen a la selección es el sueño de cualquier niño que toma una pelota de fútbol y en mi caso no era la excepción, sentía que por fin valía la pena tanto esfuerzo, viajes desde Ovalle, fechas y fechas sin ser convocado ni al equipo B todo eso se me pasaba por la mente.

 

La despedida del Español Fernando Hierro que cambió la vida de Kike

Nos cuenta que hubo un partido de despedida en España del “ídolo” de ese país y ex compañero de Iván Zamorano en Real Madrid, Fernando Hierro. La verdad nos dice “jugué un partido impecable y al terminar yo sabía que me iba al extranjero”.

Entonces. ¿De ahí parte tu aventura en Europa?

Claro, yo tenía un representante holandés, entonces me comenta que había interés de varios equipos, dentro de ellos el Feyenoord, que para quienes no saben de fútbol es de los más grandes de Europa. La verdad me gustó, pero seguí mi vida y me fui por supuestas tres semanas de vacaciones a Republica Dominicana, cuando había recién llegado allá, me llama mi representante que tenía que viajar urgente a Santiago porque estaba listo lo del Feyenoord, así que me quedé sin vacaciones. (ríe…)

Y ahí imagino te cambió la vida

Si claro, aunque yo te juro que la plata nunca fue tema, quizás esta mal, pero así fue, debe ser porque siempre de niño a diferencia de muchos futbolistas, tuve una muy buena situación económica, imagínate mi papá me regalo un BMW a los 16 años, entonces mis sueños iban por triunfar en el fútbol.

Es otro Mundo

¿Pero como fue tu llegada allá?

Buena, te sorprende si las diferencias, imagínate ganaba 8000 euros por partido o sea en un mes podía hacer 100 millones chilenos o más, para que te hagas una idea en ese momento llegue a ser el tercer mejor pagado de la historia de futbolistas chilenos. Llegó el primer día del entrenamiento y empezaron a llegar camiones con autos AUDI yo no entendía y era para que cada jugador eligiera uno, bueno así que aproveche y saque el mío, un AUDI A6 turbo, que no se cuanta plata costará.

En Feyenoord fue todo de maravillas, imagínate fuí figura, entre puras estrellas, además de poder jugar Copa UEFA, Champions y todo lo que cualquier jugador de niño sueña, la verdad fue una época maravillosa.

¿Es cierto que casi te mueres?

Si, por defender a un amigo. Yo siempre he sido payaso entonces generé buenas relaciones de un comienzo en el plantel y me hice muy amigo de la mega estrella holandesa Robin Van Persie, el tema es que un día jugando un clásico con el archirrival AJAX, fue a celebrar un gol, él era muy burlesco, entonces se entraron hinchas a la cancha derechamente a matarlo, con cuchillos, palos etc. Y yo me metí a defenderlo y nada solo sé que desperté en la clínica, estuve hasta en coma, pero bueno era lo que había que hacer no más, hasta el día de hoy tenemos una gran relación y nos acordamos del episodio.

Kike ¡y el partido con Argentina? Ese que te hizo famoso por el pechazo con el argentino Aimar

Se ríe…Si hasta el día de hoy la gente me para en la calle y me felicita de algo que paso hace 14 años. La verdad fue un tema de fútbol nada más, pero la imagen se instaló porque fue como el símbolo de una “parada de carros” a quienes nos habían ganado toda la vida. Fíjate nadie se acuerda del resultado del partido, pero es una anécdota nada más.

 

Por ser muy chileno, fui irresponsable

¿Por qué terminas tu relación con el equipo europeo?

Fue una irresponsabilidad mía. Me había lesionado y estaba en proceso de recuperación, el tema es que decidí venir a jugar por la selección y para mala suerte en el segundo partido me lesioné nuevamente, ahí tuve problemas con el DT y no me renovaron contrato.

Luego de eso volví a Holanda a otro equipo y no me fue bien. Ahí comencé una teleserie de cosas fortuitas, donde quizá no tomé buenas decisiones, también cosas que ocurrieron ajenas a mí, etc.

Cuéntanos un poco

Yo seguía con buen nivel futbolístico, tenía buenas ofertas, es más estaba en la selección de Acosta en ese momento, pero tomé algunas malas decisiones. Tenía un precontrato listo con Lacio de Italia y justo ese año vino el tema de quiebra de clubes en Italia y decidieron descender a Juventus y Lacio, entonces yo no quise jugar en segunda división y no firmé y no me vas a creer que después cambian la decisión y lo mantienen en primera, me quería morir, pero obviamente ya no me contrataron.

Bueno después de eso me fui a un equipo de Inglaterra donde estaba listo un contrato por cuatro años, incluso firmado, el tema es que mi representante de ese momento, quería que le subieran la plata que le correspondía y el día de la presentación del plantel no me avisó. Resulta que no me presenté, cuando estaba todo listo para mí. Ahí perdí un contrato por 4 años en Europa, al representante no lo vi más por un buen tiempo. Tras eso me vine a Chile y me contrató el 2007 la U de Chile, donde derechamente no tuve un buen año y Arturo Salah me echó por indisciplina.

Todo mal ahí… y bueno ¿Qué vino después?

Ahí me reinvente y llegue como estrella al fútbol sudafricano donde estuve dos años más y salí campeón con mi equipo.  Luego de eso, regresé a Chile, pude firmar en Colo Colo pero no resultó

 

El 2011 y la TV

Kike nos cuenta que si bien pasó por varias cosas a veces pareciera que siempre estuvo en la farándula y nunca triunfó en el fútbol y es hora que las personas sepan que no fue así.

¿Qué ocurrió ese año? 

Estaba sin club y la verdad me quería recuperar para volver al fútbol y en ese momento aparece Pelotón, un reality vinculado a los entrenamientos militares y la verdad es que me entusiasmó, debo decir que yo estaba bien alejado de mi familia y eso afectó bastante.

¿Te gustó?

O sea, las luces te nublan, imagínate comencé a realizar eventos. Te pagaban mucho, la noche, la diversión, etc.…y claro, no supe llevarlo, porque tampoco es mi mundo y nunca quise que fuera, lo mío siempre fue el fútbol y en eso triunfé, pero a veces queda solo lo malo para muchos.

 

El retorno al fútbol y el romance con San Felipe

Kike nos cuenta que ese año no había sido bueno y que se le hacía muy difícil regresar al fútbol profesional, pero confiaba en sus cualidades que lo habían llevado tan alto. Sin embargo, debía convivir con esa caricatura de “fiestero” y así era difícil que algún club no tuviera el prejuicio.

¿Y cómo fue?

Un día me llama Raúl Delgado a quien no conocía y me abrió las puertas del club, casi como a un hijo y esas son las cosas que a uno nunca se le olvidan. No tuvo prejuicios, sino que se enfocó en lo que podía dar como profesional en lo futbolístico. Así comenzó el romance con el club y la ciudad, yo empecé a dar todo de mí, a entrenar al límite y a la gente le empezó a gustar mi forma de juego aguerrida. Yo quería mostrar que en San Felipe mandábamos nosotros y que nadie nos iba a venir a faltar el respeto y eso empezó a entusiasmar y gustar a la gente, desde los niños hasta los más grandes.

Tras eso fui y volví varias veces al club, es más sabes que es el equipo donde más tiempo he jugado, así que imagínate lo que eso significa para mí.

 

El proyecto de fútbol joven del UníUní es un sueño para cualquier club chileno

Acuña reflexiona y nos cuenta de su actual desafío en la ciudad de San Felipe. No sólo trabaja en el club, sino que armó su familia en la zona junto a su mujer Daniela Urbina y esta “chocho” con sus dos hijos Taira y quien dice es el nuevo integrante, Kike, de sólo tres semanas.

¿Cómo surge el tema de dirigir una de las series del fútbol joven donde te unes a otros históricos del club como Nicolas Suarez y Los Roco entre otros?

La verdad es un desafío hermoso, debido a que quiero ser DT y tener la oportunidad en San Felipe es lo máximo, además que la sub 17 es una etapa de la vida del jugador clave, donde pretendo mostrarles no sólo un estilo de juego en lo táctico, sino que mi experiencia y como con entusiasmo y esfuerzo se puede lograr todo. Yo lo hice como futbolista, saliendo de una ciudad similar a San Felipe, por lo que todos los pueden conseguir.

¿Y como ves el proyecto del club en esa área?  Tú que has estado en clubes del más alto nivel mundial.

La verdad realmente espectacular, este club tiene todo, un complejo maravilloso, staff técnicos de primer nivel, equipos multidisciplinarios y además ahora nuestra nueva “joyita”, el Edificio del fútbol joven que es realmente moderno, con gimnasio, salas especiales, de verdad al mismo nivel que cualquier club grande y como puedes ver por algo se dan los resultados. Raúl, apostó por esta forma, fue criticado muchas veces, pero hoy al club lo admiran en todo Chile por sus canteras, no es casualidad que en el primer equipo hayan terminado jugando a veces 7 u 8 jugadores del club al mejor nivel, otros se han ido a clubes grandes etc.…. Es un verdadero honor y trataré de dar lo mejor de mí.

Tras cerrar la conversación Kike nos confiesa que tal como cuando se propuso sueños de jugador y quiso jugar en la UC, selección y fútbol internacional y los cumplió, hoy nos cuenta que su sueño de ahora es dirigir el día de mañana la primera del UníUní, la UC y la selección…

Tras eso Kike…el ya sanfelipeño Kike Acuña, juega con sus perros y se detiene a compartir con Daniela y sus hijos, que dice hoy son lo que lo tiene en una extrema felicidad.