Marlene Vargas destaca rol del Liceo Mixto Bicentenario de Excelencia Los Andes en el éxito de su hijo Diego Aracena en la PSU

289

“El colegio es pilar fundamental en las metas que puedan alcanzar nuestros
hijos”, afirmó.

Orgullosa y feliz se encuentra Marlene Vargas, mamá de Diego Aracena
(futuro estudiante de psicología en la Universidad de Chile), por el éxito
de su hijo en la PSU, resultado que atribuye en gran medida a la
preparación académica que recibió en el Liceo Mixto Bicentenario de
Excelencia Los Andes.

“En la familia estamos emocionados –declara-, aunque nos encontrábamos
confiados en que Diego iba a tener buenos resultados, porque se había
preparado mucho desde primero medio”, sostuvo, destacando que “acá en el
Mixto enfocan a los estudiantes de la mejor forma de cara a la PSU, para
que sigan estudios superiores”.

Asegura la feliz mamá que gran parte del éxito de su hijo es
responsabilidad del establecimiento privado más grande de la Región de
Valparaíso. “Sin duda el colegio es un pilar fundamental en las metas que
puedan alcanzar nuestros hijos. El apoyo que hemos recibido desde primero
medio como familia es muy importante, ya que al ingresar lo primero que se
nos hace es una charla, donde se nos explica la importancia de las notas de
enseñanza media (NEM)”, indicó, agradeciendo la relevancia que se le da a
los apoderados para orientar a los hijos en pos de alcanzar las metas que
se proponen.

Advierte, que en el colegio además de entregar todas las herramientas
académicas a sus estudiantes, existe un grado de confianza y
responsabilidad que se les entregan a los papás, “en cuanto a los aspectos
emocional y afectivo que requieren los niños, considerando que están en una
etapa compleja de la adolescencia y con padres que muchas veces trabajan y
pasan poco tiempo con ellos”, sostuvo, enfatizando que en esta realidad el
colegio cumple un rol fundamental en el tema de la orientación y el apoyo
psicológico.

En tal sentido, resalta que los profesores aportan algo más que un trabajo
profesional, ya que también entregan una cuota importante de cariño y
confianza para que los alumnos se acerquen a ellos “y de esa manera los
niños van adquiriendo otras habilidades que muchas veces los papás no
podemos entregar en el hogar, porque no estamos por motivos laborales y el
colegio es clave en ese aspecto”, subraya la señora Marlene.

Asimismo, destaca que Diego prácticamente nació en el Mixto, ya que ingresó
a prekinder en la básica uno de calle Freire, para luego continuar su
enseñanza media en el establecimiento de calle San Rafael. “Su hermano
Nicolás también egreso con notas muy altas de este liceo, por lo cual acá
hay una suerte de tradición familiar. En resumen, agradezco todo lo que
hemos recibido, en cuanto al apoyo pedagógico, como afectivo y emocional”,
reiteró.

Concluyó la señora Marlene enviando un mensaje a los padres que aún no
definen el destino escolar de sus hijos. “Los invito a elegir el Mixto,
porque es un colegio inclusivo y que no hace distinción entre un alumno y
otro y aquí aprendemos a convivir de una manera sana con todos, sin
discriminar y por eso invito a los padres a que les den esa oportunidad a
sus hijos” señaló, junto con valorar que el colegio también ofrece la
oportunidad de practicar diversos deportes y participar en talleres que los
ayudan a desarrollarse como personas y a potenciarse en el plano académico.

Artículo anteriorGobierno anuncia Plan de Acción por brote de coronavirus
Artículo siguienteHarán cursos de capacitación para cuidadores de personas mayores