Opinión: ¡Cuarentena ya! por Nelson Venegas

125

Claro que es fome una cuarentena.

¿A quién puede agradar una medida que nos confina a estar encerrados en nuestras casas?.  No salir a compartir o, lo más importante, no poder trabajar, realidad que afecta a tantos chilenos y chilenas en este «oasis» de crecimiento económico, que comenzó a desvelarse el año pasado como una miserable farsa.

País donde la gente trabaja al día, tiene contratos a honorarios, contratos precarios, o simplemente está cesante.

Modelo injusto que se sustentó siempre en la desigualdad, en el consumo a base de deudas, a expropiación de parte de los sueldos por parte de las AFPs, y tanto más.

 

Claro que es fome la cuarentena, pero es necesaria, muy necesaria.

El mismo amor que nos ha movido a estar en todas por nuestra gente (¿quién podrá negarme aquella afirmación?) es el amor que nos obliga a pedir esta medida para proteger la salud y la vida de nuestro Pueblo.

Cuando alguien vota por alguien, lo aprendí en mi casa de pequeño, es un ejercicio que las autoridades debemos entender como el gesto de alguien que confió en nosotros.

El voto es lo más sagrado que tenemos, porque es nuestra voluntad. Se puede nacer en lugares distintos, se muere de manera distinta, se sepulta en fosas comunes o en grandes mausoleos, pero en la urna donde se vota, es el único lugar donde todos y todas somos iguales.

Eso es el voto, eso es la democracia.

Y, si alguien confió algo tan sagrado en mí, yo no puedo ni debo defraudarlo. Puede uno equivocarse, por supuesto, pero no defraudar la voluntad.

Por eso pido cuarentena con tanta pasión, porque quiero a la gente que confió en mí, sana, y viva. Que ninguna familia quede con ese maldito vacío que nunca más permite que las fiestas familiares vuelvan a ser lo mismo de antes. Vacío maldito que nunca más deja ser feliz.

La Política, la verdadera Política, que es la que yo pretendo, es una cuestión de amor, amor a los semejantes. Así la entiendo. Así la sueño.

 

Claro que para que la cuarentena resulte, debe el Estado generar las condiciones para que esto sea posible.

Por eso he dicho junto a otros alcaldes y alcaldesas, que se debe entonces otorgar un sueldo mínimo de subsistencia por dos o tres meses frente a esta crisis. El Estado puede hacerlo. Actuó con responsabilidad fiscal estos últimos años (eso también debe reconocerse, no se puede uno negar a lo cierto y evidente) se puede hacer un esfuerzo, nos podemos endeudar en el extranjero, se puede solicitar el congelamiento por tres meses de los servicios básicos. Es la única manera que la cuarentena resulte.

 

El Gobierno debe cuidar a su gente, que también confió en ellos en las últimas elecciones, por eso siendo oposición he sido cauto, porque fue la voluntad de la gente, y eso hay que respetarlo.

 

La gente debe dejar de ser vista como mano de obra o meros consumidores. Tienen rostro, sufren, ríen, tienen hijos e hijas en quienes con ternura se proyectan. Aman y sueñan destinos mejores.

 

Claro que es fome la cuarentena, pero lo más fome, es a la gente que uno quiere y ama, verla sufrir. Y yo no quiero que sufra nadie.

 

Cuarentena ya!!!

 

 

Nelson Venegas Salazar

Alcalde de Calle Larga

Presidente Asociación de Municipalidades de Aconcagua