Opinión: AFP; Lo que es y lo que viene por Victoria Aldunce

49

El malestar que genera el sistema privado de pensiones en nuestro país se ha instalado y el debate parece no tener una pronta solución, aún cuando más de 650.000 chilenos han salido a la calle a mostrar su profundo descontento y sus inmensas ganas de derogar un sistema impuesto que, sabemos, no cumplió su objetivo: hacer nuestra vejez más llevadera. Pero, ¿existe una alternativa viable que reemplace a la AFP? ¿Los chilenos sabemos lo que son las AFP? Mientras se busca solucionar y crear un sistema que de verdad entregue seguridad social, creemos que es importante que conozcamos el modelo que se nos obliga a usar.

En el mes de noviembre del año 1980 comenzó a regir el nuevo sistema de pensiones para los chilenos: el sistema de Capitalización individual. El sistema que vino  a reemplazar al sistema de reparto existente en ese entonces. El mencionadoconsiste, básicamente, en que cada trabajador posee una cuenta de ahorro personal, la que es manejada por una Administradora de Fondo de pensiones (AFP). Estas AFP son empresas que deben invertir los ahorros de los trabajadores en instrumentos del mercado financiero, buscando generar rentabilidad en el tiempo y, a cambio de este servicio, la Administradora cobrará una comisión.

Los trabajadores deben ahorrar obligatoriamente el 10% de su remuneración mensual, el que es invertido en uno o más de los 5 fondos existentes, estos los eligen según el riesgo de inversión que quieran tomar. A los trabajadores se les obliga a ahorrar en base a una premisa de responsabilidad social y poca capacidad de ahorro, pero sí les da la libertad para elegir la AFP en la cual deseen cotizar.

Al llegar a la edad legal para pensionarse (60 años mujeres y 65 años hombres), los fondo ahorrados se dividen según las expectativas de vida entregados por INE a la fecha y el resultado de esa operación es el monto que se le entrega a cada trabajador.

Hasta aquí el sistema parece ideal: sé que debo ahorrar y lo hago mes a mes, eligiendo con quién hacerlo y al final de mi vida laboral, se me devolverán mis fondos, incluida la rentabilidad de la inversión, dándome la tranquilidad necesaria para afrontar mi vejez. Y, señores, la premisa se cumple, me devuelven mis fondos más la rentabilidad obtenida, pero de los 12 millones de afiliados, a ninguno se le da la tranquilidad antes hablada y aún vemos adultos mayores partiéndose la espalda luego de pensionarse, porque la plata no alcanza.

¿Qué tienen que ver los Multifondos?

Dicho en palabras simples, los multifondos son las alternativas que tiene una persona para invertir sus ahorros en la AFP, esto para cumplir la premisa de que vayan  obteniendo rentabilidad en el tiempo. Estás alternativas se conocen como Fondo A, B, C, D y E, y se diferencian entre sí por el riesgo y rentabilidad esperada.

Si hacemos un poco de historia, estos multifondos aparecen el año 2002 , con la creación de la ley 19.795, que vino a modificar el D.L 3500 y dio paso a los ya nombrados 5 fondos. En ese momento, la ley le dio derecho a elegir a los afiliados en qué fondo invertir sus dineros, siendo el A el más riesgoso, invirtiendo en renta variable, y el E, el menos riesgoso, invirtiendo en renta fija. Esta elección no era ni es absoluta, tiene algunas restrcciones, como por ejemplo la edad. Los politicos de ese entonces miraron esta instancia con gran optismismo, hablaban de una mejora a la economía al especializarse la inversión de un trabajador nás instruido, informado y partícipe.

De nuevo, la idea parece soñada, las personas podrían decidir cómo invertir su dinero, interiorizándose en el modelo de AFP. Al yo poder elegir dónde poner mi plata, soy parte del sistema. ¿Pero estabamos preparados? ¿Cómo podíamos implementar un sistema en que el trabajador eligiera, si el no tenia las competencias adecuadas? Recordemos que en el curriculum educacional chileno, no tenos una asignatura dedicada a la previsión social. Al final pusimos un mayor peso en nuestros trabajadores, al darles una responsabilidad para la que no estaban preparados y además les cobrabamos por ella.

Esto fue el inicio de nuevos problemas, la crisis financiera del 2008 generó una deblacle, es cierto que quienes entendían el sistema pudieron recuperar sus fondos al hacer los cambios, pero muchas de las personas que no estaban informadas vieron mermados los ahorros de su vida, otra vez. La falta de educación previsional.

Y ahora… ¿Qué viene?

El gobierno está impulsando un proyecto cuyas indicaciones buscan establecer nuevas exigencias de transparencia y reforzamiento de responsabilidades de los agentes de los mercados, y que pone restricciones a los cambios de fondos de las AFP, además imponen a los asesores previsionales, tipo Felices y Forrados (personas que te proponen formas para invertir tus dineros en la AFP, en base a una asesoría pagada), nuevas regulaciones.

El proyecto también busca aumentar el tiempo durante el que podemos hacer cambios de fondo y restringirlo sólo a fondos Adyacentes, hasta ahora podíamos movernos libremente entre fondos y se mantenía el valor de la cuota antesprecedente de la materialización del cambio de fondo.

Las discusiones se han centrado en estos puntos, pero no han puesto ojo a lo que, yo creo, es lo escencial, el ¿por qué las pensiones no son dignas? El ¿por qué algo tan importante como nuestro sistema previsional no es parte del curriculum educacional?, El que es un sistema de cierta forma obsoleto que no ha avanzado con los tiempos.  Ya hemos visto lo que ha provocado la falta de educación civica, qué importante sería poder tener acceso a Educación previsional.

Victoria Aldunce

Administradora de empresas 

Diplomada de Universidad de Chile en Gestión de Empredimientos

Diplomada de PUC en Decisiones estratégicas

Gerente General en grupo de medios Akm y Emprendedora en Multiplataforma Al día