Claudia Gajardo, Gerenta de Pro Aconcagua:»Hemos buscado liderar la relación público-privada».

152

Hija de Aurelio Gajardo y de Martina Plaza, ambos conocidos funcionarios de la Aduana de Los Andes, Claudia Gajardo, quien estudió  en el tradicional colegio andino Maria Auxiliadora, es una mujer de carácter que hoy lidera la gestión en la Corporación Pro Aconcagua. Conversamos con Claudia, quien nos contó acerca de sus inicios como reportera radial, y cómo asumió como la primera mujer directora del Centro Español de Los Andes, además de, obviamente, el rol de la Corporación  de desarrollo en Aconcagua.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos ya como profesional?

Tras estudiar en Viña del Mar, realicé mi práctica profesional en la Contraloria, tras ellos viví en España un tiempo para volver a Los Andes a mi primera experiencia en los medios de comunicación, en la Radio Superandina, la que fue una experiencia enriquecedora, la verdad aprendí mucho. Una de las cosas que recuerdo es que tenía que reportear entre puros hombres, era un poco raro, por las mismas bromas de ellos, pero super bien. Nombres como Victor Hugo, Octavio Villatoro, Raúl, el mismo Javier Muñoz, entre otros. Al poco tiempo ya llegaron las mujeres de la mano del Observador como Karina López, Anita Lemus, ahí se generó muy buena onda. La verdad son muchos los recuerdos positivos. Chascarros ocurrieron muchos, por ejemplo, muchas veces les cambié el nombre, pero nada muy terrible, si un proceso de aprendizaje muy grande. Grandes recuerdos tanto en la Superandina como en la Radio Azul, donde también me tocó trabajar.

¿Cómo es tu llegada al Pro Aconcagua?

Ya un poco aburrida de la radio, me fui de puro patuda a pedir pega al Pro, un lugar donde antes reporteaba, básicamente porque pensaba que podía ser un aporte en lo comunicacional. Presenté un proyecto y les gustó lo que hice y ahí me fui metiendo en los proyectos hasta que, tras la salida del gerente, postulé como cualquier persona y finalmente quedé en el puesto.

 

Y Claudia, ¿cuál era tu mirada de la Corporación que hasta ese momento no era muy conocida y cuáles fueron los desafíos?

Para mí, era una entidad que hacía cosas por la zona y mi desafío era poder darla a conocer, que los andinos y la gente de Aconcagua pudiera ver todo eso. Mi objetivo siempre ha sido generar asociatividad con otras entidades, estoy convencida en que no sabemos todo y por eso nos debemos ir vinculando. Nosotros nos hemos vinculado con muchos. Encuentro que más que un sello, que es algo medio egocéntrico, lo que he ido buscando junto al equipo es poder ir generando alianzas para poder llegar a más personas. Algo que destaco del Pro es el equipo, somos muy unidos, como somos pocos eso genera esa relación más intima y ayuda a trabajar mucho mejor.

  

Nos pagan por traer recursos al Valle de Aconcagua

 

¿Cuál es la Misión y labor de la Corporación?

Cuando uno lo explica en charlas a los colegios, yo utilizó una frase no muy pedagógica pero que  creo refleja bien. Nosotros nos dedicamos a traer plata para la zona, pero lo que buscamos es traer desarrollo al Valle de Aconcagua y poder apoyar en todas las áreas.  En el fomento productivo, en el área del turismo, en la educación, en el medio ambiente. Nuestra labor es intentar colaborar en en el desarrollo de esta zona. La verdad últimamente también hemos desarrollado proyectos en el resto de la región e incluso apoyada la formación de otras corporaciones en el sur. Pero en palabras simples el Pro Aconcagua se dedica a apoyar el desarrollo del Valle de Aconcagua.

¿Cuáles son las cosas buenas que destacas y, bueno, también donde se puede crecer?

Una de las buenas cosas que tenemos es un equipo muy cohesionado, nos conocemos de memoria y eso ayuda mucho, además el ser de diversas profesiones ayuda a las distintas miradas. Nuestro trabajo serio nos ha entregado un nombre y ha hecho muchas veces de ser tomados en cuenta como los lideres en proyectos también a nivel regional, ya que, sí como hay centralismo a nivel nacional, también lo hay en la cabecera de región. A veces estamos al debe en relación a nivel de recursos de acuerdo a lo que nos gustaría hacer y, claro, es una desventaja, así también que otras entidades nos vean como una competencia, lo cual está lejos de ser así. Pero bueno se puede suplir con el compromiso de nuestros socios, lo que se ha notado fuertemente en esta pandemia. Debo decir que el directorio es muy participativo y eso ayuda.  Algo que me gustaría destacar es el rol que nos toca jugar entre las alianzas público-privado, que en el papel sale y suena muy bonito, pero que en la práctica es un desafió muy grande de realizar. En eso hemos puesto un énfasis grande y para eso participamos de mesas de turismo y patrimonio, entre el Ejercito y el Gobierno regional, entre otras cosas.

 

 

¿Por qué crees que el Pro se asocia más a  la provincia de Los Andes que a la de San Felipe?

Esa es una mirada de algunas personas que tiene una vision un poco obtusa de esa rivalidad entre San Felipe y Los Andes, pero no tiene mucho sentido. La verdad es que estamos en Los Andes porque se nos dio una oportunidad de ocupar un espacio hermoso como es la ex Estación de trenes.  A veces también nos ha costado ingresar a la comuna de San Felipe, pero tenemos vínculos con muchas otras comunas como Santa María, Catemu, Panquehue, así también con todos los colegios del Valle. Las personas que han trabajado los proyectos saben que no existe esa diferencia, pero sí nos gustaría que, desde el mundo político, fuera distinto y estamos trabajando en aquello porque la gracia de la Corporación es que es de desarrollo de todo Aconcagua.

 

¿Cuales son tus desafíos profesionales en adelante Claudia?

Yo siempre busco prepararme lo mejor posible para lo que hago, en ese sentido he ido desarrollando diversos diplomados en el área de gestión y hoy me encuentro haciendo un Magister en la Universidad Francisco de Vitoria de España, de manera online, lo que ha sido un desafió bien interesante. Es un año muy difícil, pero hay que buscar las oportunidades que están.