Opinión: «Esto no da para más» por PC Los Andes

161

En medio de la profunda crisis sanitaria, económica y social, el Presidente Sebastián Piñera continúa situándose desde la vereda del latifundismo, ajeno a cualquier autocrítica e instruyendo a sus funcionarios y funcionaras a seguir mintiendo sistemàticamente para exculparlo de su negligencia.

 

En primer lugar, el Gobierno reafirma su compromiso con el empresariado, y su carácter antimujeres, al dar un portazo al proyecto de Postnatal de Emergencia, sugiriendo a las mujeres a que se acojan a la ley del protección del empleo, aún luego de que se anunciara que muchas empresas ven inviable la recontratación de las y los trabajadores una vez finalizada la crisis. Se vuelve irrisoria la postura del Ejecutivo, recordando que en tiempos de campaña eran quienes levantaban la bandera del “derechos a nacer” y la de “los niños primero”. 

 

No conforme a lo interior, el Presidente utilizó como pretexto la inadmisibilidad del mencionado proyecto para defender férreamente la Constitución y hacer un anuncio profundamente peligroso: convocar a un grupo de expertos para intervenir el Congreso y su forma de tramitar los proyectos, es decir, borrar la línea que divide los poderes del Estado, un principio básico de las de

Democracias. No permitiremos que se busquen imponer medidas propias de regímenes dictatoriales. Es explícito, eso sí, el nulo compromiso de la Derecha y Piñera con la Democracia, tanto por el negacionismo sobre los crímenes de la Dictadura, y también por la represión y crímenes perpetrados por el Estado en la revuelta popular de octubre. 

 

Este Gobierno, además de su negligencia y carácter antidemocrático, no pierde instancia para seguir riéndose del pueblo. Mientras en los territorios se organizan ollas comunes para poder paliar el hambre, desde la Moneda se licita millonariamente productos gourmet. Mientras el pueblo sufre las pérdidas humanas producto de covid, con estrictos protocolos en donde más de 7 mil familias no han podido despedir a sus seres queridos, el presidente vulnera toda norma de seguridad en el funeral de su tío investigado por abuso sexual hacia menores; excediendo la cantidad de asistentes, contando con música en vivo y abriendo el ataúd de alguien que estaba infectado con el virus.

 

La permanencia de este Gobierno en el poder representa una verdadera amenaza para el porvenir del pueblo. La derecha continúa representando el egoísmo, la indolencia y el pensamiento patronal. Su permanencia, mala gestión y desconocimiento del poder de la ciudadanía, sólo nos llevará a mayores desigualdades a nivel social, en donde una vez más los y las más vulnerables pagarán las consecuencias de este sistema económico y político impuesto por sangre.