Basura, sequía y esperanza

247
Cerro de la Virgen, uno de los más afectados por la sequía
Cerro de la Virgen, uno de los más afectados por la sequía

No es sorpresa para nadie la sequía que está afectado al Valle del Aconcagua desde hace ya varios años, con un déficit de precipitaciones bastante alto y un mal uso de agua que de a poco ha ido apagando el verde que tiempos atrás pintaba los cerros en la zona. Esto, sumado a las enormes cantidades de basura que son generadas día a día por la ciudadanía, y que no es aprovechada de ninguna forma, dan a entender que el futuro no pinta muy diferente a lo que está sucediendo actualmente.

 Pero, entre tantos malos pronósticos, hay gente interesada en generar un cambio, un cambio en la mentalidad, en la gente, en la comunidad. Este es el caso de “Biocultura” (@biocultura.cl), quienes durante el confinamiento se dedicaron a observar la problemática de la cantidad de basura generada en cada casa, y que decidieron tomar cartas en el asunto para hacer un bien.

De esta forma, nació la idea de crear compost a través de los desechos orgánicos que son recogidos de las casas que están interesadas y que pagan un valor mensual. De esta forma, generan un bien en tres vías: Las familias sacan una menor cantidad de basura, “Biocultura” puede generar su abono y los vertederos generan menos gases de invernadero.

Del reciclaje de basura orgánica también nacen otros productos además del abono. La agrupación también se dedica a crear jabones para loza utilizando de materia prima el aceite de cocina usado, para así evitar la compra de lavaloza industrial que viene en envase de plástico. Cada persona que se interese y contrate el servicio de reciclaje, se lleva además un contenedor de 25 litros y 4 bolsas compostables, y se les entrega también un manual de reciclaje.

Sin embargo, en “Biocultura” no son los únicos interesados en el reciclaje y el compost.

De la unión de dos familias del Valle, nació “La Tribu Compostera”. En “La Tribu” se dedican a la recolección casa a casa de basura orgánica para crear abono a través del compostaje.  Cada familia que aporte con su basura orgánica recibirá a cambio compost para utilizar en su propia casa.

Esta organización aparte de recoger la basura orgánica, también recoge la basura inorgánica como el plástico, la ropa, la tela, etc. Para entregarla a grupos que estén capacitados para hacer un reciclaje de esta.

Ambas organizaciones, si bien cuentan con sus diferencias, nacieron con la intención de generar un cambio en la cultura de la colectividad, para a largo plazo lograr que el impacto ambiental de cada persona sea cada vez menor y de esta forma ayudar al medio ambiente. Por lo mismo ambas también se interesan en capacitar a la comunidad en el reciclaje.

Artículo anteriorCon éxito finalizó programa “Espacios de Cuidado Infantil» para madres trabajadoras
Artículo siguienteServiu culmina habilitación de semáforos en nueva avenida Hermanos Carrera Norte