Clotilde Zuñiga, Hija Ilustre de San Felipe; La profe de todas y todos

207

Debo reconocer que esta entrevista para mi fue algo distinto, una gran emoción poder realizar un desafío periodístico, con, sin duda, quien fue mi maestra. Pero esto no se trata de mí, sino que de Clotilde Zúñiga, la flamante Hija Ilustre de San Felipe, quien es de un carisma especial, lo que la hace muy querida y no solo por sus alumnos, sino por quienes la han rodeado en su vida. Nacida en la zona rural, en el sector de San Roque, esta mujer que marcó generaciones nos cuenta su historia. 

La conocida Tía Cloty, estudió en la antigua Escuela 3, en Maipú y luego en el Liceo de Niñas, lugar que la marcó y del cual está orgullosa. En ese establecimiento conoció a quien sería su referente para seguir, su profesora de castellano María Inés Yáñez. 

¿Desde cuándo viene tu vocación de profesora?

Me gustó leer desde siempre, donde estaba mucho en la biblioteca del colegio y me acuerdo de que yo formaba parte del comité de la biblioteca, leía mucho, me tengo que haber leído una buena parte de los tomos que había en la biblioteca, más los incentivos de la profesora, cuando tuve la oportunidad de estudiar, con mucho esfuerzo, porque vengo de una familia de esfuerzo, me decidí por su misma carrera.

Me dices que tu mamá fue obrera. ¿Te acuerdas dónde trabajaba?

Mi mamá trabajaba en la Fábrica de Cáñamo, unos turnos nocturnos súper sacrificados. La verdad, mi mamá era una mujer admirable. Esas son las personas que se merecen de verdad el premio, la nombran a uno, pero son otras las personas que hacen posible esto. Sabes, tratando de llevar orden cronológico, me acuerdo de que fui de las primeras generaciones en dar la famosa Prueba de Aptitud académica, todo gracias a mi madre. 

¿Cómo fue tu infancia?

Somos unas familias donde no había televisión, así es que somos 9 hermanos. Somos de dos partidas. Mi papá era el segundo marido de mi mamá y él era un campesino, un hombre inquilino, para mí es un orgullo ver cómo la vida nos ha ido cambiando. Yo recuerdo que mi papá era analfabeto, no sabía leer y mi mamá siempre se preocupó de que estudiáramos y que mi papá también ingresara al mundo de las letras. Mi papá fue creciendo a capataz, por la experiencia que había adquirido y por el esfuerzo, sabía qué sembrar y qué recoger, él se llamaba Armando Zúñiga y mi mamá se llamaba María Muñoz Miranda.

Ya hablamos de que tu profesora fue una inspiración, ¿pero que más te empujó al mundo de la pedagogía? 

Siempre fui amiga de las letras, además creo que los límites solo se los pone uno, entonces a mi me gustaba mucho la labor del profesor y los admiraba. Me fui a matricular sin ni uno, estudié a puras becas. Como era estudiosa, me fue bien.

¿Y cómo fue la experiencia en la Universidad?

Fue muy bonita e impactante, yo ingresé a la Universidad el año 70, así es que fueron años complicados, con vivencias duras. Me fui a la Universidad Técnica, solo porque no conocía Santiago y con una tía, con la que iba a vivir, llegamos ahí, era cerca.

¿Cuál fue el primer colegio en el que trabajó?

 Yo necesitaba trabajar, para poder viajar a Santiago y los gastos que no cubrían las becas. Cerca de la casa de mi tía, había una escuelita y ahí empecé, me fui a párvulos primero. Es divertido, porque tengo fotos, donde los chiquitos eran casi de mi porte. 

¿Y tu familia actual?

Tengo 3 hijos, María Soledad está en Finlandia. La segunda, Verónica, que es médico veterinario y el conchito que está en San Felipe y es Kinesiólogo.

Nosotros, con Wilson Paz, mi esposo, formamos un equipo, él también es parte de mi premiación. 

¿En cuántos colegios trabajaste?

Vamos viendo en Putaendo, en la escuelita de Curimón, trabajé también en un colegio comercial de Santiago y acá en San Felipe, en el liceo nocturno, ahí hice mi carrera, ahí también está mi corazón, es muy lindo el trabajo nocturno. Ahí está la realidad de la vida. Con Wilson, que también es de campo, siempre tuvimos esa inquietud y así nacieron los proyectos de educación nocturna rural, primero la básica y luego la media. Teníamos un compromiso de la vida.

Y luego, el Instituto Abdón Cifuentes, toda una vida. ¿Cierto?

Si, 45 años, casi los 46. Calcula, que a veces para reconocer a los alumnos, les pido que me hablen o se saquen los lentes. En el Instituto tengo el recuerdo, contigo pues, con la revista y el famoso león del IAC, en papel romeo, hoy ya está transformada en una revista, olvídate, de ensueño.  Ahí la revista fue un gran hito y sin duda los Encuentros Literarios, donde nos juntábamos niños y niñas de lugares distintos, es algo muy lindo

¿Qué significó en lo humano este premio para ti?

Una de las cosas, es que yo se lo dedico a mi mamá y a mis suegros, personas maravillosas que nos ayudaron en todo, desde la crianza de mis hijos hasta apoyos para salir adelante. También se lo dedico a mis hijos, porque imagínate, para trabajar tanto, los dejamos varias veces solos. Gracias a Dios, eran otros tiempos y mis hijos, respondieron bien a eso.

Y lo último, para no quitarle más tiempo, ¿cuál es su opinión de los profesores actuales? 

Fíjate que yo valoro enormemente todos los momentos, si dimensiono los distintos entornos, las vivencias del entorno. Los tiempos han cambiado, pero yo respeto mucho a los colegas jóvenes, aprendo mucho de ellos, de las herramientas tecnológicas, que se volvieron fundamentales, pero ojo, no lo son todos, yo siempre recalco que, si eres un buen lector, tienes el mundo a tus pies; escribirás bien, hablarás bien y tendrás cultura literaria, eso no se puede abandonar. Cualquier propuesta innovadora, no puede ser sin leer. 

Después de este tremendo reconocimiento, que es un honor, ¿qué queda para adelante? ¿Cuál es su sueño? 

Es que sabes, por este tema de la pandemia, estuve encerrada harto tiempo en mi casa, entonces mi deseo es seguir trabajando, ahora con lógica comunitaria, trabajando con personas de mi edad, con apoyos tecnológicos. Sueño con talleres de teatro, escritura, pintura. Yo no estoy para dueña de casa, así es que seguiré en este mundo y creo que al final, también me gustaría escribir.  

Artículo anteriorMunicipalidad de Los Andes recibió su certificado que acredita un nivel de excelencia sobresaliente en gestión ambiental
Artículo siguienteEscuelas y liceos de Putaendo comenzarán clases presenciales de forma gradual en sus cursos de finalización desde el 23 de agosto