Escolares aprendieron de la vida y obra de José Miguel Carrera en interesante charla

32

Como parte de las actividades de la “Semana Carrerina”, la Escuela José Miguel Carrera de Los Andes organizó una charla para abordar la vida y obra del prócer chileno que le da el nombre al establecimiento educacional. La exposición estuvo a cargo de Ana María Ried, presidenta del Instituto Histórico José Miguel Carrera.

Cerca de 70 personas se conectaron a la actividad que se realizó vía online. Alumnos, padres y apoderados, docentes y equipo directivo escucharon atentamente la ponencia de Ana María Ried, quien pertenece a la línea de descendencia del hijo menor del político y militar chileno.

En la presentación se hizo un repaso de la vida del histórico personaje y sus obras más relevantes. Entre ellas, la creación de la primera bandera nacional, fundación del primer periódico en Chile “La Aurora” o la implementación de enseñanza gratuita y sin discriminación de género en monasterios y conventos, una medida realmente revolucionaria para la época. Preparó la organización del Instituto Nacional que se inauguró en 1813; creó la Biblioteca Nacional. Dispuso el mejoramiento de los hospitales, y la creación de un hospital militar; sentó las bases del Ejército de Chile y la futura Escuela Militar. Presentó un Reglamento Constitucional Provisorio, que señalaba en su artículo 5º: “ningún decreto, providencia y orden que emanare de cualquiera autoridad o tribunal de fuera del territorio de Chile, tendrá efecto alguno”, una verdadera declaración de independencia y acto de desobediencia a la monarquía española.

Luego vino una ronda de comentarios y preguntas, sobre todo de los alumnos que participaron. Desde el establecimiento, señalaron que seguirán realizando actividades de este tipo, pensando para un futuro en instancias que se puedan desarrollar de forma presencial para compartir con toda la comunidad andina.

Artículo anteriorAlcaldes de la provincia de Los Andes se oponen a medida de intervención del Río Aconcagua
Artículo siguienteBasta la palabra, la columna de Citadini