En alianza con la Fundación Meridiana realizan Segundo Conversatorio de Educación de Género en el Valle de Aconcagua

90

La instancia se realizará a través de Zoom y se transmitirá a través de las redes sociales de @AldíaAconcagua

En las últimas semanas, con todo lo que ha ido pasando en el Congreso Nacional con los retiros del 10% y las modificaciones constitucionales, un debate ha pasado relativamente inadvertido: la discusión en torno a las modificaciones que se harían a la Ley Antidiscriminación, coloquialmente llamada Ley Zamudio (Ley 20.609). 

Sin duda que el contexto ha cambiado desde ese año 2012 en el que se discutía en ambas cámaras lo que entenderíamos por discriminar y cuáles eran/son los efectos que esto tiene para pensar las relaciones sociales y, por qué no decirlo, los límites que separan las opiniones de las incitaciones al odio. 

Chile cuenta con tasas altísimas de suicidio adolescente y, tristemente para nadie es sorpresa, los peores indicadores en Salud Mental de nuestra región. Estas situaciones tienen un común denominador: las formas que tenemos para cuidarnos y cuidar de otros. Las relaciones interpersonales, en nuestro largo y angosto Chile, cada día se encuentran más deterioradas. Si bien las razones pueden ser muchas, una cosa es clara: no podemos seguir relacionándonos de la misma forma si queremos revertir la situación de nuestra ya delicada Salud Mental. 

Las incitaciones al odio, disfrazadas de libertad de expresión, merman fuertemente el contexto en el que las relaciones interpersonales -este cuidarnos entre todos- toman lugar. Las investigaciones nacionales e internacionales son lapidarias en este punto. El consenso científico es claro: contextos hostiles de relación son caldo de cultivo para una sociedad que sufre profundice aún más su dolor.  

Conversar, debatir y dialogar son fundamentales al momento de mirar los alcances que la Ley Antidiscriminación tiene. No sólo por su realidad legal, sino también por su contribución al fortalecimiento de la Democracia y los espacios seguros para que todos y todas y pueden vivir sin miedo ni terror. Mirar de frente cuáles son las situaciones que contribuyen a sentirnos discriminados es absolutamente necesario si entendemos que el momento para hacer algo es ahora.    

El conversatorio estará a cargo de Pablx Salinas Mejías, es psicólogo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Es Doctor en Estudios de Género, Política y Sociedad y Doctor en Sociología por las universidades Alberto Hurtado y Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya. Se ha desempeñado como asesor en organismos como UNESCO, Amnistía Internacional, Ministerio de Educación chileno, entre otros. Actualmente es la Presidenta de Fundación Meridiana, ONG que trabaja por los Derechos Humanos de las personas LGBTIQ+ y el mejoramiento de la Salud Mental en nuestro territorio. 

Desde la Multiplataforma Al Día indican que esta instancia nace a raíz del éxito de la Primera Convención de Educación de Género del Valle de Aconcagua y que es el segundo de una serie de conversatorios que se realizarán una vez al mes.

La invitación es a inscribirse en el link y conectarse a las 15:30 a la plataforma Zoom.

https://forms.gle/k1unJqpofj69dToe6
Artículo anteriorInauguran nuevas dependencias de la Dirección de Desarrollo Comunitario de Calle Larga
Artículo siguienteInauguran nuevas dependencias de la Dirección de Desarrollo Comunitario de Calle Larga